Este blog es actualizado con agregados, modificaciones de última hora y "Textos relacionados". En la columna derecha pueden verse los detalles y datos de cada uno.


Piñeyro; Enrique

Nació en Génova, Italia, en 1956, y se crió en Argentina. Estudió medicina en la Universidad de Buenos Aires. Estudió Actuación con Lito Cruz, y actuó en films como Garage Olimpo (1998) y Esperando al Mesías (2000). Su debut como director fue Whisky Romeo Zulu (Bafici ’04) seguido por el documental Fuerza Aérea Sociedad Anónima (2006) y Bye Bye Life (Bafici ’08).

Enrique Piñeyro está interesado en varios males de este mundo, que tienen su origen en diversas corrupciones. O, mejor dicho, está interesado en cambiar el mundo –con Fuerza Aérea Sociedad Anónima logró modificar (o acelerar el cambio) del control de la aviación civil– mediante la acción pública: denuncias, declaraciones, investigaciones, el cine. Piñeyro pone el cuerpo delante y detrás de la cámara, y aquí nos mete en un caso impresionante: denuncias de corrupción, de grosera manipulación de pruebas y de unas cuantas otras cosas (no conviene adelantar más porque la película está estructurada a partir de no pocas revelaciones). Con seguridad escénica y narrativa, Piñeyro, un modelo de hombre renacentista –médico, piloto, productor, cineasta, actor, activista en pos de la justicia– ahora se mete con la policía (“rati” es un término que se usa popularmente y de forma despectiva). Y con El Rati Horror Show Piñeyro no solo se anima a hacer denuncias, también se anima a utilizar con elegancia y no poca gracia una batería de recursos: ficcionalización, backstage, efectos especiales... El impactante y convincente resultado prueba –además– que la corrupción es una de las formas más dañinas de la estupidez.


El título de este documental y el nombre de su director nos anticipan un film de denuncia, en este caso contra la Policía Federal, específicamente en un hecho puntual ocurrido en 2005 que la prensa denominó como “la masacre de Pompeya”. Durante estos lamentables sucesos, Enrique Piñeyro nos demostrará que el único imputado en esa causa, de apellido Carrera, que está en prisión desde ese año hasta la actualidad, no solo es inocente, sino que recibió 8 balazos durante su “detención”, y lejos de morir fue acusado injustamente por robo, fuga y asesinato, tal vez, porque su auto blanco era solamente de similar tamaño que el de unos ladrones en fuga que la policía equivocó en la persecución.

Hasta acá un completo drama de la vida real, un caso más de la fuerzas de seguridad fallando junto al sistema judicial que solo empeoró la cosa.

Volvemos una vez más a ser partícipes de la voluntad de este director de cambiar “para bien” la realidad que nos rodea. Como el mismo Piñeyro nos comenta en persona al final de la proyección de su película, hacer una película de un expediente judicial es de lo más aburrido, y en su afán de no aburrir en el relato, busca permanentemente captar la atención del espectador, cosa que logra mediante efectos visuales, reconstrucciones virtuales, pruebas de tiro y pericias en pantalla, y a él mismo editando el documental a medida que lo armaban y descubrían relaciones entre evidencias fotográficas y archivos de noticias, cosas que por momentos nos hacen sentir que estamos ante un detective investigando un caso.

A este respecto podemos decir que el documental presenta la característica de ser un film que todo el tiempo está conciente de su propia realización por lo que nos animamos a decir, que es un “gran backstage”.

Desconocemos si las realidades pueden cambiar a partir de una película, pero lo que ocurrió en la sala al término de la misma, como estar el abogado del propio Carrera presente agradeciendo al director por su “valentía” o la esposa del mismo Carrera agradeciendo también a los presentes, son cosas que sin duda motivan y motivan mucho, a quienes por una tarde se dispusieron a “ver” esta película, que en un mundo perfecto, no tendría razón de ser.
Dijo Enrique Piñeyro sobre la película: “Empecé a meterme en esta historia de casualidad. Mi hijo me mostró en Youtube un video del programa de Nelson Castro donde la titular de la Defensora del Pueblo Alicia Pierini, los abogados de Carrera y su mujer explican algunas irregularidades importantes del caso.
En el interín llama la jueza Beatriz Bistué de Soler y su intervención me dejó mudo. Su nivel intelectual parecía bastante llano, su vocabulario oscilaba entre lo bizarro y terrorífico, y su argumentación le hacía juego.
Entonces pensé: ‘¿Esta mina condenó a 30 años de prisión a un tipo? Dejame de joder’.
El tema me quedó picando, pero pasó.
Hasta que un día me vinieron a ver los periodistas y documentalistas Pablo Galfre y Pablo Tesoriere y me trajeron un proyecto de investigación bastante avanzado. Empezamos a mirarlo y cada cosa que aparecía era peor que la otra. Nos pusimos a investigar nosotros y saltaban cosas más graves.
Carrera fue baleado, no murió de casualidad y condenado injustamente a 30 años de prisión a través de una manipulación feroz de la causa judicial.
Analizar el caso me hizo dar cuenta de que Carrera puede ser cualquiera de nosotros, por eso había que hacer algo para luchar por él y para que esto no suceda más”.
El Rati Horror Show — La película

http://youtu.be/ZXm7536T6a4

Textos relacionados:
Bistué De Soler; Beatriz
La masacre de Pompeya es documental
Una condena que da miedo
Inocente lleva dos años y medio en la cárcel por una causa armada por policías
La masacre de Pompeya: ¿la peor causa armada?
Rati Horror Show: amenazan a un testigo y Piñeyro sacó a su familia del país
Jueces dicen que es "insólita" la versión
El Rati Horror Show, de Enrique Piñeyro (reseña)
"Es un día nefasto para la argentina"

Jueces relacionados:
Javier Anzoátegui
Rosa del Socorro Lescano (Juez de Cámara)
Beatriz Bistué de Soler (Tribunal Federal porteño Nº14
>
>>>>>>>>>>>Envíe por correo o comentario la URL (http://..........) de la página publicada (propia o ajena) respecto al tema y será colocada aquí.
>
Por favor: Marquen debajo, la imagen que tienen de él.
Aunque no comenten.
Gracias.