Este blog es actualizado con agregados, modificaciones de última hora y "Textos relacionados". En la columna derecha pueden verse los detalles y datos de cada uno.


Kirchner; Máximo

Máximo Carlos Kirchner


Máximo debió ser Néstor. Y su nacimiento, el 16 de febrero del ’77 en La Plata, no trajo paz. Trajo guerra. Néstor y Cristina estaban algo distanciados. Él la acompañaba poco en los últimos meses de embarazo porque se la pasaba en charlas y reuniones de política. Afuera, en la calle, todo era arrasado. Demasiado peligroso para la época. Era lo que pensaba Cristina, que quería paz y tranquilidad en esa instancia de su vida. Tenía miedo por su hombre. Así se lo confesó a su madre, Ofelia, una tarde mientras se acariciaba la panza, delante de ella y de una vieja amiga que hoy lo recuerda.
El nacimiento venía a poner paz en la pareja, también más unión y un poco de calma entre tanta locura con los asesinos acechando.
Sin embargo, estalló la ira de Cristina. Es que “el Flaco”, como le decían a Kirchner en aquellos peligroso días universitarios y de militancia platense, quería cumplir una vieja tradición familiar y llamar a su primer hijo varón igual que su propio padre y también como él. Y sin querer transmitirle un pesado mandato: llamarse igual que él. Ser como él.
“De ninguna manera lo voy a permitir. ¡Qué costumbre familiar ni qué ocho cuartos!”, gritó CFK y no se habló más del tema. Para ella, es su “Oso”. Sólo negoció el segundo nombre: Carlos, igual que Néstor y su abuelo.
Hacía poco tiempo que habían decidido emprender el viaje a la capital santacruceña y las cosas no estaban saliendo como lo habían previsto. Cristina había decidido que no iba a tener su primer hijo en la soledad de Río Gallegos y para evitar cualquier inconveniente con su salud, pasó sus últimos meses de embarazo en la casa de su madre.
Fuente: Biografía no autorizada de Máximo
Al morir el padre, los ojos del peronismo oficial se posaron en el hijo. Las esperanzas de un sucesor de Néstor Kirchner, aunque sólo fuera para la galería, apuntaban entonces a Máximo, el primogénito del matrimonio. Tres meses y medio después del entierro del ex presidente, la realidad demuestra que el elegido como sucesor no quiere aceptar esa herencia ni regalada.
Textos relacionados:
en este blog recontrabancamos a Flor Key
>
>>>>>>>>>>>Envíe por correo o comentario la URL (http://..........) de la página publicada (propia o ajena) respecto al tema y será colocada aquí.
>
Por favor: Marquen debajo, la imagen que tienen (iniciado el 25/07/10) de él / ella.
Aunque no comenten.
Gracias.