Este blog es actualizado con agregados, modificaciones de última hora y "Textos relacionados". En la columna derecha pueden verse los detalles y datos de cada uno.


Medina; Graciela

Graciela Medina es juez de la Sala III de la Cámara en lo Civil y Comercial Federal desde 2004.
En el artículo 30, el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación establece las normas que un juez o jueza debe seguir cuando se presentan conflictos de intereses. Allí se afirma que “el parentesco por consanguinidad dentro del cuarto grado y segundo de afinidad con alguna de las partes, sus mandatarios o letrados”, es causal de excusación y recusación. Pero a pesar de la claridad de la ley, hay jueces que deciden hacer la vista gorda a ese código de conducta.
Ya falló en otras oportunidades en beneficio de clientes de su esposo, Julio César Rivera, quien también representa a Multicanal, Telecom y Shell, entre otras firmas.

El caso Fibertel
El 28 de febrero, Medina resolvió junto al juez Ricardo Gustavo Recondo a favor del Grupo Clarín. En esa ocasión, ordenó al Estado que se “abstenga de ejecutar” la Resolución 100/2010 de la Secretaría de Comunicaciones, del Ministerio de Planificación Federal, que decretó la caducidad de la licencia de Fibertel.
En 2010, la magistrada ya había beneficiado al mayor multimedios de la Argentina y a su prestadora de cable, Cablevisión: junto a Ricardo Guaroni, ambos integrantes en ese momento de la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones Civil y Comercial, dejaron sin efecto una medida de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que había frenado aumentos en los abonos de la televisión paga. El gobierno denunció que las empresas se habían organizado para imponer el incremento de manera conjunta, algo que es ilegal. El tercer integrante de la sala, Alfredo Silverio Gusmán, votó en disidencia y argumentó que no se advertía “el peligro irreparable ocasionado por la medida adoptada por la CNDC” y que no alcanzaba “a percibir la cantidad que se dice dejará de facturar Cablevisión como consecuencia de la medida impugnada”.
Los vínculos entre la jueza y Clarín no son directos pero sí evidentes. La magistrada está casada con Julio César Rivera, abogado especialista que representa a Cablevisión y al Grupo Clarín. Una de las más recientes causas en las que participó fue la denuncia contra la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) por incumplimiento de contrato cuando se creó el programa Fútbol para Todos y se le quitó la eterna exclusividad de la transmisión de los partidos a Torneos y Competencias.

Antecedentes:
La jueza Graciela Medina favoreció a Fibertel (Clarín) al dar marcha atrás con la caducidad de la licencia para prestar servicio de Internet. La Secretaría de Comunicaciones había considerado que la empresa actúa sin autorización legal.
En 2010, la camarista falló a favor de Cablevisión y le permitió aumentar los abonos a pesar de que se trataba de uno de los clientes de su marido, el abogado Julio César Rivera.
En 2007, Medina emitió un fallo contra la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y en beneficio de Telecom, otro de los clientes de Rivera.
La jueza debe decidir sobre una apelación de Cablevisión contra el fallo judicial que obliga a la empresa del Grupo Clarín a incluir al canal CN23 en su grilla.


Textos relacionados:
Jueces y medios, no tan “independientes”
Los abogados de Cablevisión
La jueza que favoreció a Fibertel