Este blog es actualizado con agregados, modificaciones de última hora y "Textos relacionados". En la columna derecha pueden verse los detalles y datos de cada uno.


Verdaguer; Juan

Juan Francisco Verdaguer conocido simplemente como Juan Verdaguer (Montevideo, 30 de julio de 1915– Buenos Aires, 14 de mayo de 2001) fue un humorista uruguayo residente en Argentina que tuvo una destacada actuación en los escenarios de Latinoamérica, en especial de Argentina.
Nació en Montevideo en el seno de una familia circense. Su padre, Lindolfo Verdaguer, era equilibrista y Aída, su madre, acróbata. Llegó a Buenos Aires con su familia cuando tenía 6 meses de edad. Realizó sus estudios primarios en el colegio Juan Enrique Pestalozzi. Había estudiado violín, y también trabajó con su padre en el circo.
Verdaguer debutó en 1932 en Cruz del Eje, Córdoba, en la pista del circo Continental, propiedad de la familia. A los 20 años viajó a Brasil donde trabajó con el circo de los hermanos de su madre realizando equilibrismo. A partir de la década del 40” participó en el casino Da Urca, en el varieté, y en Brasil, luego viajó a Chile, y tras una larga gira recaló en Estados Unidos realizando el mismo trabajo. En 1950 se radicó en México y en el famoso local “El patio” realizó el mismo número, después regresó a Buenos Aires y se dedicó al teatro de revistas, especialmente en el teatro Maipo.
Su número consistía en permanecer en el último travesaño de una escalera de hoja única de cinco metros de largo: "Para hacer esta prueba no debo comer. Y para poder comer debo hacer esta prueba". Completaba el acto tocando Czardas, de Vittorio Monti o La Cumparsita en su violín: "El violín me salvó de muchísimas situaciones porque al principio tenía que empeñarlo seguido. Tantas veces que el hijo del prestamista tocaba mejor que yo".

Algunos de sus chistes:
  • Mi esposa y yo tenemos el secreto para un matrimonio feliz: Dos veces a la semana vamos a un restaurante y disfrutamos de una rica comida y un buen vino. Ella va los martes y yo, los viernes.
  • Siempre llevo a mi mujer a todas partes. Lo malo es que ella siempre encuentra el camino de regreso.
  • Le pregunté a mi mujer adónde quería ir para nuestro aniversario. Ella me dijo: "A algún lugar en el que no haya estado hace mucho tiempo". Así que le sugerí la cocina.
  • Con mi mujer siempre caminamos tomados de la mano. Si la suelto, se va de compras.
  • No he discutido con ella en 18 meses. Es que no me gusta interrumpirla.
  • Mi mujer tiene una tostadora eléctrica, una freidora eléctrica, una exprimidora eléctrica, una cafetera eléctrica y una batidora eléctrica. Un día, se quejó: "Hay tantos electrodomésticos que ya no queda lugar para sentarse". Entonces le compré una silla eléctrica.
  • La última pelea fue culpa mía. Mi mujer preguntó: "¿Qué hay en la tele?". Y yo dije: "Bastante polvo".
  • El matrimonio es la causa número uno de divorcio. Estadísticamente, el 100 por ciento de los divorcios comenzó con un matrimonio.
  • -Sabes, querida: cuando hablas me recuerdas al mar.
    -¡Qué lindo, mi amor! No sabía que te impresiono tanto -me dijo ella.
    - No me impresionas... ¡me mareas!
  • El marido le pregunta a su mujer:
    -Querida, ¿cuando me muera vas a llorar mucho?
    -Claro, sabes que lloro por cualquier tontería
    .
  • En un día de un calor bárbaro, el marido sale del baño y le dice a su mujer:
    -Gordita, hace mucho calor y tengo que cortar el pasto. ¿Qué crees que dirán los vecinos si salgo desnudo?
    -Que probablemente me casé contigo por dinero.
  • -¡Auxilio, socorro! ¡Amor, que llamen a los bomberooos... se quema nuestra casaaaaa!
    -¡Shhhh!... Silencio, mi amor, ya llamé, pero no grites tanto. ¿Qué necesidad hay de despertar a tu madre?
  • Una pareja de esposos discutía acaloradamente en la calle:
    -¡Te voy a demostrar que no vales nada!
    El señor hace señas a un taxista que se detiene frente a ellos.
    -¿Cuánto me cobra hasta el aeropuerto?
    -Hasta allá... unos 150 pesos.
    -¿Y con mi mujer?
    -Lo mismo.
    -Ya ves, querida. ¡No vales nada!
  • Juan y María se encontraron por primera vez en la playa. Se miraron, se enamoraron y muy rápido se casaron. En la noche de bodas, Juan le dice a María:
    -Querida, de hoy en adelante te llamaré Eva.
    -¿Por qué?
    -Porque eres mi primera mujer.
    - Bueno, qué bien, entonces yo te llamaré Peugeot.
    -¿Por qué?
    - Porque eres el 404
    .
  • Una pareja está en un restaurante. Élla le dice a él:
    -Mira, el joven de la corbata roja me está sonriendo.
    -¡Bah! La primera vez que te vi, yo también me morí de la risa.