Este blog es actualizado varias veces por día con agregados, modificaciones de última hora y "Textos relacionados". En la columna derecha pueden verse los detalles y datos de cada uno.


Riggi; Eduardo Rafael

Eduardo Rafael Riggi es Juez de Cámara de Casación - Cámara Nacional de Casación Penal – Sala III Casación Penal.
Nació el 16 de febrero de 1948, está casado y tiene dos hijos. Es abogado graduado en 1973, de la Universidad Católica Argentina.
En 1971 se incorporó al poder Judicial en la disuelta Cámara Federal en lo Penal de la Nación, que intervino en los delitos relativos a la actividad subversiva. En dicho Tribunal se desempeñó como secretario del Dr. Jorge Quiroga quien luego fuera asesinado por la guerrilla.
En julio de 1973 fue declarado cesante por la Corte Suprema. En noviembre del mismo año la Corte Suprema lo designa “en el último cargo de escalafón retrogradándolo al no reconocerle la jerarquía funcional y presupuestaria que tenía en la Cámara disuelta”.
Durante 1974 fue primero oficial superior de 3° y luego subsecretario de la Corte Suprema de justicia de la Nación.
En 1975 fue designado secretario letrado de la CSJN, cargo confirmado por la Corte Suprema designada por el gobierno de las fuerzas Armadas.
En 1978, pasó a ser Juez Nacional de Primera Instancia en lo Penal Económico Nº4 de la Capital Federal.
En 1984, con el acuerdo del Senado en la sesión del 1° de marzo de 1984, fue designado Juez del Juzgado Nacional en lo Penal Económico de la Capital Federal.
Su pliego para el cargo de Juez de Cámara de Casación Penal fue aprobado en la sesión de la Cámara de Senadores del 16 de diciembre de 1992. Aquella aprobación se había dilatado por una carta dirigida al senador Adolfo Glass, miembro de la Comisión de Acuerdos, de la Asociación de Abogados de Buenos Aires que, a través del secretario general Osvaldo Natansohn y del presidente Elías Salazar informaban que a Riggi “no se le conocían antecedentes académicos, publicaciones, conferencias ni investigaciones relativas a la especialidad y que por lo tanto sugerían convocarlo a una audiencia pública para interrogarlo sobre sus puntos de vista político institucional, sus criterios frente a las garantías individuales y sus antecedentes profesionales y académicos”.
Riggi fue nombrado juez en 1978, durante el gobierno de Jorge Rafael Videla. Había llegado a los tribunales siete años antes, con un cargo en el Camarón, la Cámara Federal en lo Penal creada por el gobierno del general Alejandro Agustín Lanusse para “juzgar la actividad subversiva”. En 1973, cuando Héctor Cámpora asumió la presidencia, Riggi fue cesanteado. Volvió al poco tiempo, tras ser rebajado al último puesto del escalafón, pero recuperaría posiciones a medida que se acercaba el golpe de Estado.
Carlos Menem impulsó personalmente su nombramiento en Casación, junto con el de otros dos candidatos, Ana Capoluppo y Juan Martín Romero Victorica. Los antecedentes de estos candidatos provocaron la renuncia del entonces ministro de Justicia León Arslanian, quien dejó el gobierno tras señalar que no quería avalar a “ningún Frankenstein”. Arslanian había sido uno de los constructores de la reforma penal de 1992 que creó la Cámara de Casación y puso en marcha el sistema de juicios orales.
Textos relacionados:
Tres casadores imputados por coimeros
Cámara de Casación Penal
Será Justicia
Una historia con jueces
>
>>>>>>>>>>>Envíe por correo o comentario la URL (http://..........) de la página publicada (propia o ajena) respecto al tema y será colocada aquí.
>
Por favor: Marquen debajo, la imagen que tienen de él.
Aunque no comenten.
Gracias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Este juez sospechado de cobrar coimar en la causa de Mariano Pedraza debe haber cobrado tambien para tirar por la borda el fallo del TOC 24 sobre Cromañon,(12 meses de juicio oral) y el de la Camara de Apelaciones, con su fallo aberrante
Como mínimo alguien metió la mano para que salga sorteada esta sala.
Si sumamos Riggi, Catucci y Mitchell tengo la sensacion de la Triple AAA en Casacion.
Es un escandalo de primera mano y La Nacion no dice nada.